¿La energía solar de México necesita una Cámara?

Logotipo Cámara Nacional de Profesionales en Energía Fotovoltaica

Este año sin duda fue un año de retos. Muchísimas industrias sufrieron la contienda del COVID y se esperaba sin duda que la energía solar no fuera la excepción. No sólo por que la instalación de paneles solares en los hogares y en los comercios se sigue considerando un bien de lujo, si no porque sabemos la tendencia política clara del ejecutivo contra las energías limpias. Se esperaba un año complejo entonces.

¿Qué sucedió? La industria tuvo un crecimiento mucho mayor. Los consumidores fueron a sus hogares y empezaron a adquirir tecnología para mejorar su hogar. Se incrementó la venta de electrodomésticos en general, la industria de la construcción paró, pero la industria de la carpintería, pintura y remodelación tuvo repuntes de hasta el 12%. Según datos de la CRE la tendencia en proyectos de 1 a 10KW se incrementó un 32% contra el mismo reporte 6 meses atrás.  Lo que vimos es un mercado con una necesidad de innovar en casa y al mismo tiempo buscar el ahorro que el encarecimiento de luz en los hogares por quedarse en el hogar trajo consigo. La inversión y la adaptación de los hogares a la energía solar se volvió mucho más atractiva.

¿Y la industria?

Por desgracia sucedió lo mismo. Líneas de negocio con tendencia a la energía solar encontraron un nicho en crecimiento: Instaladores eléctricos, vendedores de luminarias, especialistas de gas y hasta maestros de obra, descubrieron que había una necesidad creciente en los hogares de paneles solares. El boca en boca se hizo notorio: Todos tienen un primo, un vecino o el amigo del amigo que instala paneles solares.  El problema es que el usuario no tiene la información necesaria de la calidad mínima de un sistema y estas industria anexas que se vieron duramente dañadas por el COVID decidieron apostar por tomar una parte de la tajada del mercado: Hay que comer.

No solamente es su culpa por querer entrar a un mercado. El dichoso “Hombre panel” sufre también de algo. ¿Quién enseña a instalar paneles solares? ¿Quién dice qué está bien y qué está mal?. La certificación ofrecida por CONOCER otorga técnicos especialistas que pueden, sí, saber cómo instalar un sistema fotovoltaico. Pero no se habla de los aspectos financieros, jurídicos ni comerciales que compiten en esta industria. No se habla jamás de paneles de baja (bajísima) calidad en el mercado, ya ni hablar de los robados. No se habla de la falta de lineamientos ni jurisdicción ante paneles que vuelan, se incendian o al término de 3 años dejan de funcionar y no hay a quién reclamarle una garantía o bien, resulta que la garantía sencillamente no era válida por que la marca de paneles no contaba con su caja de diodos desde origen.

¿Cómo entonces se enseña, se califica o se puede otorgar una tendencia a profesionalizar el sector?. Para las agencias y direcciones de energía de los estados es preocupante. Ya que mientras más se incentiva la energía solar estatal, también más son las quejas de la población sobre “malas instalaciones” o “malas prácticas” que se están llevando acabo. No se requieren, cierto, los grandes conocimientos técnicos para instalar un sistema de 6 paneles en un hogar. No se requiere la gran pericia para generar los trámites de interconexión. No es un bombeo solar o una media tensión. Pero se requiere algo que cada vez más y más está fallando: Ética profesional.  Este mezcla de usuarios finales no maduros en su decisión de compra, la industria en crecimiento, la participación de “hombres panel” y el incremento de fallas, hace un mix perfecto para el caos.

Por eso se fundó la Cámara Nacional de Profesionales en Energía Fotovoltaica, que busca a través de la unión de las principales empresas de todo el canal en México, generar dos acciones inmediatas: Unión y Educación.  Con el apoyo de muchísimas direcciones de estado como Chihuahua, Durango, jalisco, Tamaulipas, Quintana Roo, etc. de importantes agrupaciones como el Colegio de Ingenieros Mecánicos y electricistas del estado de Jalisco, el gremio de energías renovables de Cámara de Comercio, La Red de Mujeres en energías Renovables, entre muchos, muchos otros. Se buscó generar un diplomado que permita a todos conocer los aspectos mínimos necesarios en todas las materias para poder entrar a la industria, para profesionalizarla.  De la mano de los grandes líderes en el sector como Víctor Ramírez, Rafael Dávila, Aldo Díaz, Rodolfo Alvarado, Antonio López, entre otros se creó el certificado para Profesionales de la energía fotovoltaica en México y se habla por primera vez de conocimiento abierto, de enseñar a todos cómo hacer las cosas bien. En todas las materias.

 

Empezó como un diplomado de 80 horas y ahora, la tercer generación, tiene más de 100 horas de academia en línea para comprender los aspectos básicos de toda la industria solar fotovoltaica.  Hoy son más de 150 profesionales del sector que están generando las reglas, que están haciendo las pautas de lo que se debe saber y de lo que se debe saber hacer.  Cada vez más entidades de gobierno se suman, cada vez más catedráticos como el Ing.Efraim Castellanos, director de Energía de Durango, se suman a participar a enseñar al sector. Cada vez fabricantes, mayoristas e integradores se están sumando a apoyar. Conferencias gratuitas, certificaciones de las marcas sin costo, descuentos por compras en volumen a integradores profesionalizados, apoyos gubernamentales sólo para las empresas que demuestren que están bien institucionalmente, económicamente y que profesionalmente son capaces de establecer proyectos y un largo etcétera.

Y por el otro lado, la unión: El mercado de la energía solar es enorme, si las empresas activas actualmente vendieran todos los paneles de manera equitativa de la energía solar que puede instalarse en el país, serían de un tamaño mayor y más rentables que Coca Cola Company a nivel mundial. Es decir, el pastel es enorme. Pero no existe una empresa que haya marcado liderazgo en México de forma tangible, no hay un alianza que permita hacer frente directo en pro de las energías limpias, no existe una representación nacional de la industria fotovoltaica. Se ha hablado de malas prácticas en todo el sector fotovoltaico: Robos de datos y robos de proyectos, estafas a usuarios finales, inspectores corruptos y un largo etcétera.  Creemos que podemos ser una industria unida que vele por los intereses de todos a través del profesionalismo y el trabajo en equipo, pero sobre todo: De ética empresarial.  Con estos fundamentos la cámara ha generado representación en cada una de las zonas del país: Pacífico, Norte, Centro, Occidente y SurEste. Con grandes líderes éticos y profesionales que buscan el fin común: Hacer proyectos de calidad y defender la industria.  Buscamos que cada estado del país pueda tener grupos de trabajo que detecten las necesidades de la energía solar regionalizada, que cada estado pueda impulsar políticas públicas que permitan el desarrollo sustentable, que cada estado pueda generar lineamientos, mesas de trabajo y apoyo mutuo con el fin de mejorar. Necesitamos gente que sume y lo estamos logrando.

Por eso creamos la primer Cámara Nacional para Profesionales en la Energía Fotovoltaica. No es una unión de miembros esperando ver qué hacer. Una Cámara, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española es clara:

Organización corporativa para defensa de los intereses de sus miembros en una determinada actividad

 

Creemos sí, que hoy más que nunca es más que necesaria. Por que, si no ahora ¿Cuándo?. Si no somos nosotros mismos los que profesionalicemos y trabajemos en beneficio de la industria ¿Quién?. Si no es a través de la unión y la educación de toda la cadena económica Estado, fabricantes, mayoristas, integradores, instaladores y usuarios finales, si no es así ¿Entonces cómo?.

El 2021 será un año de muchos retos para el país, lo sabemos. Pero tenemos el privilegio de estar en una de las pocas industrias que florece, a pesar de todo, nuestra labor será cuidarla y hacer que siga floreciendo o ser apáticos al crecimiento, absurdos avariciosos en la venta a corto plazo, enemigos del desarrollo de la industria y demagogos con la educación.  La decisión, por fortuna, compete de todos y la respuesta de los que desean una industria profesional y unida, son cada vez más.

Únete.

 

 

Correo de CPEF
Contáctanos
Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.
× ¿Puedo ayudarte?